Los rosados son vinos muy especiales; tienen una personalidad inconformista y joven. Nuestros rosados unen la ligereza sensual con una presencia. Los rosados de Torres se adaptan a cualquier plato, a cualquier situación: son perfectos para ser degustados en una terraza, acompañando un arroz o una sopa de pescado.

Ideal para acompañar las tradicionales ’tapas’ de aperitivo, así como los embutidos y algunos platos de verdura. Excepcional con todas las recetas en las que se utiliza el tomate o la salsa de tomate, incluyendo la pasta italiana.

Más información en la web de la bodega.