CATA:
Color:
Rojo profundo con fondo picota y ribete rojo. De capa media-alta.

Nariz:
Muy intensa y fina, con oleadas de frescura típica de las añadas atlánticas en Rioja Alta. En el impacto de esas olas de aromas se alternan sensaciones de fruta roja y negra, cereza y ciruela. Aparecen detalles minerales y de especias finas y frescas. Se siente la sensación de un paseo bajo el bosque entre la hojarasca y el fondo de tierra húmeda y al mismo tiempo recuerda la mineralidad, el cacao y la ciruela habitual en los RODA I.

Boca:
Elegante, delicado y con buen volumen que permanece a lo largo de la boca haciéndose eterno. El tanino es de seda. La fruta, muy compleja y especiada acompañada el paso de boca y termina rompiendo en una explosión de frescura. Quedan tras beberlo, finísimos aromas de la fruta, el bosque y la tierra que recuerdan un año de primavera lluviosa y verano frío, con un buen otoño capaz de firmar una de las mejores añadas atlánticas que hemos elaborado.

Más información en la página web de la bodega