El crianza es un vino de color rubí profundo. Nariz de frutos rojos cuya frescura se envuelve en un fondo avainillado y de especias dulces. La boca es alegre, franca, donde los taninos maduros se funden en una estructura que muestra una gran armonía. Carnoso en boca, lleno de sabores, garantizando placer en todo momento.

Perfecto para acompañar la cocina mediterránea, frituras, verduras a la parrilla, legumbres, paella, arroces, pasta, pescado en salsa de tomate, jamones y chorizos, patés, carnes asadas, estofadas o a la parrilla, quesos suaves o semi-curado.

Más información en la página web de la bodega.