Intenso color granate con matices cereza picota. Gran complejidad aromática con perfecto equilibrio entre los aromas varietales tales como la fruta confitada, regaliz y los procedentes de su estancia en barricas, cafés, torrefactos, cacaos y suaves notas balsámicas. En boca presenta un tanino redondo y amable provocando un amplio posgusto con notas afrutadas. Resulta un vino sumamente elegante y con personalidad propia. Apto para maridar con caza, brasa, carnes, queso curado…

Más información en la bodega.